¿Qué es la Terapia Gestalt?

La Terapia Gestalt pretende trabajar con la integración de todas las partes de uno mismo.

La terapia Gestalt es un sistema terapéutico totalmente experiencial, desarrollado por un discípulo de FREUD llamado FRITZ PERLS, y nace durante los años 40 como respuesta a las terapias que insistían mucho en el trabajo sobre el pasado (infancia, experiencias pasadas, etc.)

La Terapia Gestalt forma parte de la psicología humanista y está caracterizada por no estar enfocada exclusivamente a tratar a enfermos y las psicopatologías, sino también para desarrollar el potencial humano.

Gestalt es una palabra que deriva del alemán y no tiene una traducción especifica, pero podríamos definirla como: forma, estructura, configuración, como un todo unificado de todas las partes. El ser humano es un organismo unificado (concepto holístico), por lo tanto debemos tratar al hombre en su totalidad. Actividad mental y actividad física son dos niveles que corresponden a órdenes diferentes de una sola materia (el hombre), y no a una división mente-cuerpo.

La Terapia Gestalt nos enseña recursos para aprender a vivir, pensar y sentir en el momento en que se dan las situaciones de la vida cotidiana, cerrando aquellas que corresponden al pasado y que siguen aun abiertas, y resolviendo las situaciones que van emergiendo en el momento inmediato.

La terapia Gestalt tiene como objetivo, además de ayudar al cliente a sobreponerse a síntomas, de permitirle llegar a ser más completo y creativamente vivo, liberarse de los bloqueos y asuntos inconclusos que disminuyen la satisfacción de uno mismo. Autorrealización y crecimiento personal.

La terapia Gestalt utiliza el método del darse cuenta predominando el percibir, sentir y actuar. El cliente aprende a hacerse más consciente de lo que siente y hace. De este modo, va desarrollando su habilidad para aceptarse y para experimentar el «aquí y ahora» sin tanta interferencia de las respuestas fijadas del pasado.

En la terapia Gestalt se prefiere usar el término "cliente" que "paciente", ya que un "paciente" es alguien enfermo que va, a que otro le cure, mientras que "cliente" es un término más neutro, el cual sólo indica que es alguien que acude a la consulta del terapeuta. En la terapia Gestalt, es el cliente quien tiene que "autocurarse", el terapeuta sólo le acompaña y le ayuda para que lo consiga, haciendo más bien una función de observador externo y no tanto de "el que cura".

A diferencia de otras terapias, la terapia Gestalt se enfoca más en los procesos que en los contenidos. Pone énfasis sobre lo que está sucediendo, se está pensado y sintiendo en el momento (el aquí y ahora), por encima de lo que fue, pudo haber sido, podría ser o debería estar sucediendo.

En resumen:
  • La terapia Gestalt, se trata de una terapia concentrada en el aquí y ahora, siempre trabajando en tiempo presente (podemos trabajar el pasado llevándolo al presente y observar de qué forma nos afecta en el aquí y ahora), hablando siempre en primera persona, hasta llevarnos al darnos cuenta de… Ejemplo: yo siento que en aquel momento..., me duele en... y me doy cuenta que… Contactándonos con la emoción emergente.

    La idea de la terapia Gestalt es que la persona llegue a ser ella misma, no aquello que no le corresponde o aquello que se espera de ella. A utilizar su propio potencial, a ser un líder sin ser un rebelde, a que pueda apoyarse en sí misma en lugar de apoyarse en los demás o en las cosas. Nos ayuda a encarar con honestidad situaciones desagradables (dolor, sufrimiento, etc.).

    Digamos que la terapia Gestalt sirve para desestructurar el que hay estructurado (educación recibida) para volver a estructurarlo desde el sí mismo.

    SÍ SOMOS, EN LUGAR DE SER LO QUE QUEREMOS SER, ESTAMOS TRABAJANDO CON LA SANACIÓN.

  • Entrevista y 1ª Sesión Gratuita - Tel.: 605 879 059